¿PORQUE VA LA GENTE AL TEATRO?

El teatro es cultura y cuando la gente va al teatro va en busca de respuestas a sus interrogantes.
Las preguntas de los espectadores varían Según varios factores, que van desde su nivel cultural hasta de sus expectativas.
¿Pueden ustedes distraerme?
¿Esta obra que voy a ver, disparara nuevos pensamientos en MI?

PREGUNTE PRIMERO DISPARE DESPUÉS

El teatro es seguramente un disparador de pensamientos, es un ejercicio para la mente y subliminalmente el espectador lo sabe, lo ve en el teatro, en el cine o en la TV.
El teatro vive dando respuestas a los espectadores en cada función, es por eso que históricamente en todas partes del mundo el teatro cumplió una función fundamental en las acciones de las masas.

PREGUNTA SIN RESPUESTA
Pero sin lugar a dudas el teatro no responde la pregunta fundamental, "que es lo que hace que vaya mucho público en una obra", cualquier tipo de explicación no aporta nada novedoso para dar con la formula y menos para cada caso puntual. El productor teatral argentino Sr. Patalano subraya: "Nadie sabe por qué una obra funciona o deja de funcionar. Hacer teatro es como jugar a la ruleta, uno apuesta y el éxito depende del azar".  

PORQUE VA LA GENTE AL TEATRO
Una versión un poco más simple del interrogante sería ¿por qué va la gente al teatro? y más aún, con altísimos índices de pobreza y desocupación prefieren pagar una entrada de teatro comercial $40.000 y no un independiente de $15.000 Cuando la situación social es más equitativa se normaliza el público en el teatro independiente.
El productor teatral Carlos Rottemberg hace hincapié en el "estado de ánimo de la gente, que está predispuesta a ir".
El director Kive Staiff profundiza el concepto sociológico: "En un país en crisis, el público encuentra en el teatro respuestas a las preguntas sobre cómo se ha podido producir esta acelerada decadencia, cuál es el rol del individuo en la sociedad, y qué hacer en el futuro.

Una obra se convierte rápidamente en un episodio colectivo: no es menor el dato de que se reúnen mil personas en una sala y comparten un episodio ideológico y estético con otra gente que está sobre el escenario.
El teatro ofrece una reconciliación humana".
El productor teatral Patillano adhiere: "Es la única manera de estar en contacto con mucha gente en un contexto que no es el del caos que es justamente lo que pasa diariamente. Ir al teatro es una fiesta".